Por un poco de sexo estas dos putas serían capaces de hacer lo que fuera. Las zorritas están muy calientes, tienen el coño húmedo y no pueden resistirse a la tentación de conseguir probar la polla de su propio hermano. Para que se ponga muy caliente se han disfrazado como si fueran ciervos a los que pudiera cazar. Pero en vez de cazarlas, lo que hará el hermano será penetrarlas. Les mete la polla a las dos por turnos, deja sus coños bien rotos de tanto meter y sacar el rabo y luego elige a una para terminar soltando todo el semen.

(59228)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*