Este hombre es muy de tradiciones y tiene la costumbre de meterle la polla a su esposa cada vez que ella le prepara algo rico para cenar después de venir del curro. Esta vez es la hija la que le deja el estómago satisfecho y él la quiere recompensar con el mismo tipo de trato que le da a la esposa, por lo que se la folla antes de que llegue su mujer. La hija lo disfruta como una cerda apoyada en la silla mientras nota las embestidas de su padre atravesando todo su joven coñito hasta que llega una buena corrida.

(55510)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario

  • Anonimo 5 meses ago

    Por que siguen reciclando esos vídeos tan viejos, eso daña la página, saben seria mejor que no los eliminarán y dejarán el contenido en paz