Hay que querer mucho a un padre para hacer lo que hace esta chica, porque el viejo tiene una pinta de asquerosillo tremenda con esa tripa y esa cara de pervertido. Pero su hija es todo encanto y sabe que su padre está más solo que la una, así que de vez en cuando se queda en su casa y le hace mamadas muy rápidas. La chica ha desarrollado una habilidad brutal para chupar polla y tiene unos labios que succionan a la perfección. No obstante, cuando su padre se corre siempre aparta la boca para que la corrida no la toque.

(20182)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*