El violador de su padre es un hombre mayor muy cabrón que se aprovecha de su cuerpo cada vez que puede. La hija ya no sabe qué hacer o con quién hablar para evitar que eso siga ocurriendo, pero de momento el padre la tiene bien controlada y cada vez que le apetece meterle la polla solo tiene que buscarla. El padre se la folla fuerte y de forma dura mientras se escuchan los gemidos de la putita, a la que por ahora el padre se folla con algo de suavidad, pero a la que seguro que suele reventar también.

(60909)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*