En la vida hay algunas cosas difíciles de entender, pero que ocurren. Esta madura se comenzó a poner hace poco tiempo un vestido de sirvienta con el que limpia la casa. Lo hace con la esperanza de recuperar el afecto de su marido y su deseo, pero no lo consigue. Lo que sí logra es poner al hijo muy cachondo y que este no resista a follársela. El chico se pone tan caliente que necesita clavársela en el coño y la madura disimula, pero sabe que cuando lleguen a casa se pondrán a follar como locos para que se quede muy satisfecha.

(58451)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*