El hijo comparte cama con su deliciosa madre y no aguanta las ganas, le mete la verga y la despierta a pollazos. El chaval es un cabroncete y ese chocho de mama está demasiado jugoso como para no darle uso. Sin necesidad de cruzar palabra, sin necesidad de dar explicación alguna, la madre es una guarra de las buenas y su hijo se la folla. Es el silencio del incesto, es el sexo en familia, el ritual del pecado, y cuando el hijo ya está todo saciado eyacula, se corre llenando las nalgas de mama de leche, maldita delicia el incesto, ouh yeah…

(236236)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*